El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

01 abril 2010

Arameo



Dicen que en Sevilla una nueva cofradía ha dispuesto una guardia judía tras el paso de Cristo que, para girar a la izquierda o a la derecha, para detenerse o comenzar a andar, el capitán transmite las órdenes en arameo. La cofradía es nueva en el catálogo de hermandades de Sevilla y todavía ni siquiera tiene un hueco en la Semana Santa, sino que salió a la calle el Sábado de Pasión. Pero la expectación de la nueva hermandad era tan grande que no ha habido charla de café, tertulia de Semana Santa o discusión de barra de bar que no se haya detenido un momento en la nueva hermandad. Los que dirigen la nueva hermandad dicen que se trata sólo de rigor histórico, de intentar reproducir lo que se cuenta en los Evangelios sobre el prendimiento de Jesús, y que por eso la tropa judía, compuesta por treinta y tres personas, va armada de palos, espadas y antorchas, se viste con el uniforme que se le supone a la tropa judia de la época, casco coniforme, correas de cuero y metales en el pecho, y está comandada por un tribuno romano. Antes de salir la hermandad, al llegar al templo, el tribuno llama a la parroquia y le dice al párroco, también en arameo, “abrid las puertas del templo a la guardia del Sanedrín, que viene a apresar al que dice ser el Rey de los Judíos”. A quienes se visten de judío les pidieron que tuvieran “cara de judíos” y casi todos se han dejado la barba, quizá porque todos pensamos que un judío en Semana Santa tiene que parecerse a un maleante y tener cara de mala leche. En las fotos se les ve serios, muy serios, mientras atienden las instrucciones en arameo que les ha impartido uno de los cinco profesores de arameo que hay en España.

¿Sólo rigor histórico? Hay quien piensa que lo del rigor histórico sólo es una excusa; que la realidad es que, al ritmo de los tiempos que vivimos, lo que han querido es crear una ‘cofradía de diseño’. No son los únicos, dicen, pero sí el caso más notable: todo está cuidado al más mínimo detalle, desde las sandalias de cuero de la tropa judía hasta los capirotes más altos de lo habitual o la túnica de ruán verde. De todas formas, lo que más me ha atraído de la conversación es la conclusión a la que llegan algunas personas que ven en esta hermandad un síntoma claro de declive de la Semana Santa. Es llamativo porque, a lo que se ve, el éxito de la nueva cofradía ha sido absoluto. Un barrio entero se ha volcado con la salida, los costaleros se cuentan por centenares, es un privilegio vestirse de judío y hasta el arzobispo se mostró admirado. ¿Qué está pasando, entonces? ¿Cómo va a constituir un peligro algo que moviliza a miles de personas y levanta una gran expectación?

En teoría, cualquiera podría pensar que la principal amenaza de las celebraciones de Semana Santa vendrá de la mano del laicismo beligerante o de quienes consideran que el multiculturalismo y la tolerancia debería prohibir las manifestaciones públicas de fe que puedan ofender o incomodar a quienes no son de esa creencia. Sin embargo, no es así: el principal riesgo de la Semana Santa, el peor virus de deterioro, no vendrá de fuera, sino que nace dentro. Ha ocurrido siempre así, las civilizaciones, mucho antes de que llegue un agente exterior y las domine, ya se han podrido por dentro. Desconozco cómo será la cofradía nueva de Sevilla, la devoción de sus hermanos, las órdenes en arameo y los agudos capirotes de los nazarenos. No puedo juzgarla. Lo que sí he entendido muy bien es la alarma y el espanto porque todo eso no tenga más consistencia que el de estas ‘cofradías de diseño’.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

At 01 abril, 2010 16:15, OpenID coquik said...

Que nadie se ofenda si tiene verdadera fe.
Pero esto de las procesiones, con sus músicas, sus vestuarios, diálogos... cada vez tiene menos de penitencia y recogimiento, y cada vez se parece más a un desfile de Moros y Cristianos (o Judíos).

 
At 01 abril, 2010 19:38, Blogger Frizzante said...

¿Cofradías de diseño? Debe ser que los "armaos" de la Macarena son naturales, don Javier

 

Publicar un comentario

<< Home