El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

24 septiembre 2008

Freidores


Para engordar un poco más la gloria de Cádiz, unos científicos acaban de descubrir en unas cuevas de Gibraltar que hace treinta mil años los neandertales gaditanos, a diferencia de sus contemporáneos, también se alimentaban de pescado, además de animales herbívoros. En las cuevas en las que habitaban, los neandertales de Cádiz no sólo se iniciaban con el lomo de los ciervos, la leche de las cabras o los jamones de los jabalíes, sino que también se ponían púos de moluscos y de peces.

Vale, pero ¿qué supone este descubrimiento, qué tiene de novedoso? Para la comunidad científica, desde luego, se trata de algo excepcional, un hallazgo inesperado que rompe creencias anteriores sobre la alimentación de los neandertales. Pero eso es para la comunidad científica, porque en Cádiz preguntarán, con toda naturalidad, que dónde está el descubrimiento, que allí se ha comido pescado de toda la vida de dios, y no iban a ser menos los neandertales gaditanos, incluso aunque faltaran muchos miles de años para descubrir el papel de estraza y el freidor, que es como llaman aquí a las freidurías de pescado

La distinción esencial entre freidor y freiduría la encuentro en un libro al que, hace tiempo, le debía una merecida mención, la ‘Teoría y Praxis del gadita’ que ha escrito mi colega Juan José Tellez, algecireño descendiente de los primeros neandertales cuyos restos se encontraron, primero, junto al río Palmones, sin premio, y ahora en unas cuevas de Gibraltar. Pues bien, al releer ahora aquel libro, observo que es posible establecer una teoría sólida sobre el culto a los bares como método de análisis de la evolución humana.

Si fue la cocina la que, hace dos millones de años, separó al hombre del mono, como sostiene el antropólogo Richard Wrangham, de la Universidad de Harvard; si la especie humana es la única que cocina sus alimentos, de forma que esta costumbre ha sido clave en la evolución del hombre y en el gran desarrollo de nuestro cerebro y de nuestra inteligencia; si esto es así, es esencial el hallazgo de los neandertales gaditanos porque el descubrimiento del pescado como alimento es comparable al de la rueda, al fuego o, incluso, al litro de cerveza.

¿Qué otra cosa que los posos de la historia se puede encontrar en la barra de 'El Manteca', uno de los bares más celebrados de Cádiz? ¿Qué otro instinto, sino el que nace de una sabiduría milenaria, lleva a un gaditano a llamar a su hamburguesería 'Menoc Donald’? ¿Qué bares guardan leyendas como la del 'Ventorillo del Chato', que como todo el mundo sabe tiene un túnel subterráneo, de la época en la que la Atlántida era provincia de Cádiz, que une Europa con África? Freidores, bares, ventas, restaurantes, baches y güichis. Y cuando nuestro presente se haga prehistoria, encontrarán en Cádiz el cartelón del ‘El Submarino’ animando a su clientela: “No seas camello y bebe”. Y en la Universidad de Harvard dirán al verlo que, en efecto, la cocina y la bebida fue lo que hizo que el hombre se bajara del árbol para buscar una silla y un velador y comerse un papelón de pescado frito.

Etiquetas: ,

2 Comments:

At 24 septiembre, 2008 12:32, Blogger Chevalier Dupin said...

Admirado D. Javier. Me encantan sus artículos. el de hoy es muy entretenido, pero le que de verdad me hizo reflexionar muy ucho fue el que publicó ¿a principios de verano? sobre la persona que casi seve envuelta en acoso sexual en un parque.
Alguien en alguna parte debería sentarse a pensar detenidamente sobre la presunción de inocencia y tonterías democráticas por el estilo (fina ironía).

 
At 25 septiembre, 2008 08:21, Blogger Panduro said...

Esta noticia es antigua: aquí la prueba.

 

Publicar un comentario

<< Home