El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

05 julio 2008

Masones


Mi apreciado Paco Rubiales avanza una tesis inaudita sobre lo ocurrido en el Partido Popular en los últimos meses, la clave precisa de los cambios, de las nuevas caras, de las disensiones: La masonería. Rubiales, claro, no se lo inventa, sino que le ha puesto oídos a «un rumor cada día más fuerte: Mariano Rajoy fue reclutado por la Masonería durante el viaje que realizó a México, tras haber sido derrotado en las elecciones generales de marzo, y regresó transformado y decidido a imprimir a su línea política un sorprendente cambio de rumbo que le aleja de los postulados tradicionales de la derecha española y le acerca a los enfoques y estrategias socialistas, un partido también ‘minado’ por la fe masónica». El objetivo final de todo, como habrán adivinado, es convertir a España en un Estado masón a través de los oportunos cambios constitucionales cuya aprobación está garantizada, una vez ganados para la causa masónica los líderes del PSOE y del PP.

De golpe, nada más leerlo, he llamado a un amigo masón, de los masones andaluces de toda la vida, hechizado por el morbo inconsciente, e inevitable, de estar hablando con un agente del mal. Y hasta que no he oído sus carcajadas por teléfono, no se ha desvanecido el hechizo, el aura de misterio y desconfianza del que se ha rodeado siempre la masonería. De hecho, si sumamos toda la cadena de leyendas sobre la masonería veríamos que, mucho antes que Rajoy, la masonería ya influyó en la disputa bíblica de Caín y Abel, el primer masón. También Pitágoras, cinco siglos antes de que naciera Cristo, escondió en fórmulas matemáticas los secretos de su logia masónica. Pero mucho antes que todos ellos, en el Egipto milenario de jeroglíficos, laberintos y maldiciones, los faraones construyeron las pirámides para dejar testimonio en aquel desierto de la gran verdad de la masonería.

¿Cómo no iba a caer en las redes de la masonería Rajoy, si, abatido, pusilánime tras perder las elecciones, visitó México, donde la brujería, la magia negra, los pollos decapitados, deben ser una rama más de la masonería maya y de los sacrificios humanos en las pirámides truncadas? Concluyamos que como arma destructiva, como estrategia propagandística, la masonería no tiene rival. Para liquidar o neutralizar a cualquier adversario, basta mencionarla para convertir al otro en un enemigo de la sociedad, en un peligroso sospechoso o en un oscuro conspirador. Y la eficacia está asegurada porque existe una predisposición inconsciente en la sociedad para aceptarlo así.

Desde ese punto de vista, lo realmente interesante no es abrir un debate sobre la masonería sino intentar explicarnos qué temor es el que provoca el rumor de que Rajoy ha sido reclutado por la masonería. ¿Qué vértigo despierta este PP para acusarlo de masón y querer anatemizarlo? ¿Es su anuncio de un discurso menos agrio, de una moral más abierta? No, no debe ser eso, la explicación tiene que ser más profunda, enrraizada en la sociología. El miedo en España, en fin, es la normalidad política. Sin tensión, sin bronca, sin guerracivilismo, el personal se encuentra extraño. Y no es esa la esencia de España, o sea. De ahí la formulación: «El PP pide diálogo y moderación, luego lo ha captado la masonería».

Etiquetas: , ,

5 Comments:

At 06 julio, 2008 01:12, Blogger Pasión said...

Paco Rubiales mi primera opción en los Blogs, www.votoenblanco.com; llevo DIEZ AÑOS VOTANDO EN BLANCO.

En Andalucía no caben los masones/as.

El masón/na que se vayan A TRABAJAR. Ya está bién de vivir del cuento.

 
At 06 julio, 2008 23:14, Blogger Ministro Iñigo said...

Por lo que he podido tratar con masones me queda la impresion de que ser mason aparte de ser un asunto de filiacion social, es una forma de estereotipacion del pensamiento. No podria ser de otra forma. De modo que es posible confundir a un mason sin filiacion con una persona que comparte ciertos denominadores comunes. Ahora alguien que aspira a ser presidente tiene que ser una persona con pies de plomo y con el aburrido repertorio ideologico tipico de un cabeza de familia y no el de un frecuentador de clubes que tratan de indagar el peso y la esencia del vacio.

 
At 07 julio, 2008 12:10, Blogger Lopera in the nest said...

Desde la época de Franco hay una especie de misterio en torno a la masonería, recuérdese que ponía en el mismo saco a masones y comunistas. Franco se murió, en la cama, los comunistas salieron de las cárceles, de la clandestinidad (recuérdese también que los socialistas no tuvieron necesidad, se pasaron los famosos 40 años de vacaciones). Pero la masonería ha permanecido como algo misterioso, casi críptico, no está prohibida, fataría más, pero no se muestra como otro tipo de Organizaciones. Y eso que tienen una tradición de grandes liberales del siglo XIX y XX, veáse el magnífico libro de Eva Díaz Pérez; Hijos del Mediodía.

Debido a ese comportamiento de ocultismo es de donde aparece las dudas sobre el comportamiento del Sr. Rajoy. Cuando las explicaciones de un cierto comportamiento no son claras, es cuando echa uno mano de la teoría conspirativa. Es algo similar a lo que ocurre con el 11-M, como no han conseguidfo explicar que pasó, y como los verdaderos culpables están desaparecidos, tenemos que inventarnos algo, una conspiración nacional o internacional, para poder tranquilizar nuestras conciencias.

 
At 07 julio, 2008 12:18, Blogger Lopera in the nest said...

Otro problema diferente es el que está generando el PP. Parece bastante claro que se está alejando del intento que casi le dió la mayoría de los votos, el del acercamiento a la sociedad civil. Soy de los que están convencidos que los setecientos mil votos que incrementó respecto al 14-M-2004, no es que vienieran del PSOE, que algunos vinieron, sino que fueron votos de gente que descubrió que las propuestas del PP tenían en cuenta a los ciudadanos, que los políticos aparecían al servicio de los ciudadanos, y no al revés. Ahora se han enroscado en el Partido, y parecen olvidar al personal que ilusionaron. Bueno, allá ellos, y quizás con esa estupidez del giro al centro consigan los votos necesarios, pero es muy triste que estando gobernados como los estamos, por los Gobiernos más incompetentes de la Democracia, los del Sr. Chaves y el Sr. Zapatero, vayan a remolque de ellos y sin que sus propuestas lleguen con nitidez a la sociedad.

 
At 24 junio, 2009 19:08, Blogger A. Crespo said...

¿Por qué no dejan de hacer conjeturas sobre quién es masón o quién no? ¿Por qué no le preguntan a los masones? Existe una página web. Se puede encontrar en google. Saludos desde Lima. A. Crespo.

 

Publicar un comentario

<< Home