El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

05 noviembre 2007

La censura de la Memoria Histórica




José Antonio Parejo, un joven profesor de Historia del Pensamiento político de la Universidad de Sevilla, acaba de inscribir su nombre en el mundo académico por un hallazgo que no esperaba: ha descubierto la censura y se ha convertido en el primer investigador al que uno de los organismos oficiales de la Recuperación de la Memoria Histórica le ha censurado un libro. El Aula de Memoria Histórica de Sevilla, dependiente del Ayuntamiento de la ciudad, le había encargado un libro sobre la implantación de Falange española en Andalucía y, al entregarlo, le han sugerido que cambie algunos aspectos para adaptarlos al espíritu de la Ley. El ‘problema’ aparece cuando, sobre de la imagen preconcebida de la Falange, el libro descubre una realidad distinta:

RESPUESTA.— «La gran aportación de la investigación que se refleja en el libro ha sido descubrir, en base a los archivos, que la Falange era un partido interclasista. Desde sus orígenes, de hecho, la Falange reclama y busca a los obreros, algo que no hace la derecha. El componente obrero de Falange es muy importante durante la República y también posteriormente, durante la Guerra Civil. De lo que estoy hablando es que un cincuenta por ciento de la militancia de Falange era de clase trabajadora. La cuestión esencial es que este descubrimiento obliga a cambiar muchos supuestos sobre los orígenes del franquismo.

PREGUNTA.—«¿Y cómo se explicaría entonces que, siendo un partido con una gran implantación entre los obreros, la Falange apoyara el golpe de estado de Franco?»
R.— «Es que analizarlo desde ese punto de vista es un error. La Falange no era un partido obrero; a pesar de su composición interclasista, su ideología entroncaba con el fascismo del momento. Falange era un partido fascista. De hecho, la Falange, como típico partido fascista, tiene un discurso y una receta para cada estrato social, por eso atrae a su militancia a muchos jornaleros andaluces, como también a muchos comerciantes, a obreros, a gente de clase media... Pero sí, jornaleros y obreros, tanto es así que se pueden encontrar muchas declaraciones de partidos de la derecha en contra de Falange porque les irritaba su discurso obrerista».

Cuando le piden que suprima algunos aspectos del libro, el profesor Parejo se rebela. «Me negué rotundamente. Para mí, sencillamente, es un escándalo que haya censura. Les dije que si el problema es que no estamos dispuestos a admitir que el primero que pegó un tiro fue la izquierda y que pasaron seis meses de asesinatos de falangistas hasta que José Antonio da la orden de responder a los ataques, es que no se quiere contar la historia. Y decir esto no es hacer apología de nada; la Falange es un partido violento desde su fundación, pero la historia sucedió como sucedió. El primer muerto por la violencia política entre izquierda y fascismo en Sevilla vino por un tiro de la izquierda. Y aquí no cabe la opinión, está documentado y fue así».
Otra frase que se le censura en el libro va, sin embargo, en sentido contrario porque el profesor Parejo reproduce la carta que le escribe un falangista sevillano a un amigo. Y dice en la carta: «Aquí nos hartamos de darle estacazos a los chulillos marxistas». Tampoco esta frase parece del agrado de la Memoria Histórica, quizá porque menciona de forma despectiva al marxismo.

R.— «La cuestión es siempre la misma, no valen los datos históricos que no cuadren con el dogma de la Memoria Histórica. Porque, claro, eso de tener que asumir que Falange tenía un componente importante de militancia obrera, rechina en la izquierda. Eso en la mentalidad de esta gente de la Memoria Histórica no cuadra y, por lo tanto, se suprime. Y no vale de nada que yo les repita que yo no emito opiniones, sino datos, que soy un historiador y miembro de una comunidad científica».
P.— Con independencia de lo que le ha ocurrido con el libro, ¿cuál es su opinión sobre la Recuperación de la Memoria Histórica?
R.— Mi opinión es que se trata de una aberración. El concepto mismo es una aberración, porque una cosa es la memoria y otra muy distinta es la Historia. La memoria tiende a olvidar los malos recuerdos, pero eso no ocurre con la Historia, que tiene que remitirse a los hechos históricos. Lo que parece que se pretende aquí es mezclar las dos cosas y reescribir la historia de España, en ese episodio concreto, de acuerdo a un planteamiento determinado.
P.— Un planteamiento previo que dibuja la II República como un momento dulce, idílico.
R.— Le pondré un ejemplo para que se haga una idea del momento histórico del que hablamos. ETA, en cuarenta años, ha asesinado a ochocientos españoles. En cinco años de República, hubo más de dos mil asesinatos políticos en España. Súmele a ese dato terrible, los discursos sectarios y radicales de un lado y de otro, y se entenderá bien el ambiente político de la República. Sin embargo, lo que se quiere decir ahora es que todos los santos estaban en un bando y que los asesinos estaban en el otro bando... En fin, la historia es mucho más compleja y utilizar todo esto políticamente es una peligrosa aberración.

Etiquetas: ,

11 Comments:

At 05 noviembre, 2007 20:46, Anonymous Anónimo said...

Un comentario para alabar la coherencia y la profesionalidad de este historiador. Sencillamente sus investigaciones no cuadran con el discurso oficial, con la historia tergiversada para la nueva verdad. Se están inventando una historia, como lo hacían los que estos chupadelbote tanto critican. Tan sectarios como los que durante 40 años dominaron esta España nuestra. Que no se olvide también que en torno a la "recuperación de nuestra memoria histórica" se ha levantado un negociete de contratos, libros, conferencias, cursos de verano, etc. Lo que más me duele de esta Sevilla es que no haya en la Universidad más señores como este joven investigador que levanten su voz en contra de la manipulación y la mentira. Yo tengo derecho a saber toda la verdad histórica,si es posible,sin interferencias de un bando o de otro. Y además sin moralinas añadidas: la izquierda beata y la derecha malvada. Y mucho menos de estos socialistas, hijos de falangistas, que están muchos apoltronados en el poder.

 
At 06 noviembre, 2007 11:52, Blogger Lopera in the nest said...

Lo que es lamentable es que ninguna autoridad en la Universidad de Sevilla se haya dignado defender la "Libertad de Investigación" de este profesor. No digo que tengan que defender la Tésis de este Investigador, él será capaz de hacerlo, pero defender su derecho a investigar, a hacer públicas sus conclusiones, es inaudito. Y si es cierto todo lo que dice, el problema es aún mayor. ¿Tan ignorantes y sectarias son las autoridades locales?.

 
At 06 noviembre, 2007 22:01, Anonymous sevillana said...

No es sólo que ninguna autoridad académica se digne a defender a este profesor, sino que desde hace tiempo se ha instalado de forma generalizada la "autocensura" en muchos sectores académicos y profesionales de la sociedad andaluza. Lo de "el que se mueve no sale en la foto" no se aplica únicamente a los partidos políticos.

 
At 08 noviembre, 2007 21:01, Anonymous Anónimo said...

¿Qué es eso de espíritu de la Memoria Histórica? ¿Acaso no sabe el periodista que existen diversas y variadas formas de interpretar la MH, tanto por parte de las instituciones como de las asociaciones que utilizan ese apelativo? Una lección de ética periodística sería contratar la información con la otra parte. En el mundillo de los historiadores, se conoce a J.A. Parejo, en la línea revisionista de gran parte de su departamento y de los pseudohistoriadores que él, cínicamente, critica, tipo Nicolás Salas. La Universidad no da, ni mucho menos, garantía de cientificidad a los estudios sobre la guerra y la represión fascista en Sevilla, porque, precisamente la US no ha hecho nada, incluso, ha impedido que se hagan tesis. El departamento de Hª Contemporánea de la US si que ha actuado como maquinaria de censura para que ni siquiera se investigue la represión franquista. Ahí están los estudios de Francisco Espinosa, Juan Ortiz, José Mª García Márquez, El canal de los presos, investigaciones rigurosas en numeroso pueblos de Sevilla... todas realizadas por científicos ajenos a la US, estandarte del pensamiento reaccionario y neofranquista.

 
At 12 noviembre, 2007 15:14, Anonymous Anónimo said...

Me parece inaudito, por no decir una palabrota, que se defienda esa ley absurda que es la recuperación de la Memoria Histórica. ¿Es que la Historia se ha convertido en maniqueísmo? ¿Es que la Historia es una película del Oeste en donde los yanquis son los nacionales y los indios los republicanos? Sí, en efecto, el planteamiento es tan absurdo como lo es esa ley que, en esta sociedad española educada al nivel de Trinidad y Tobago -y algún antropólogo se escandalizaría por lo que acabo de decir- enfrenta -lo pretenda aquélla o no- a indios y a yanquis. Me temo que esa ciencia del pasado no ha constatado más que aquella célebre frase esbozada por nuestro Unamuno: "Cuanto menos se lee, más daño hace lo que se lee".

 
At 13 noviembre, 2007 00:39, Blogger Soledad Flaubert said...

¡Viva la libertad de expresión! Lo digo al revés porque me cuesta trabajo admitir que, con lo que hemos luchado por poder hablar, ahora nos quieran tapar la boca.
Javier, sería interesante que Antonio Miguel Bernal, premio nacional de Historia por su obra sobre los costes del imperio, diera su opinión sobre el tema. Dicen que él también lo ha experimentado hace poco.
Un abrazo

 
At 14 noviembre, 2007 00:46, Anonymous Joaquin said...

Muy bueno lo de Teruel. Con dinero a cargo de la Memoria Històrica ( lèase subvenciòn oficial) abren una fosa de `republicanos asesinados`, y resulta que los uniformes revelan que eran soldados nacionales.

 
At 16 noviembre, 2007 02:44, Anonymous Anónimo said...

Pero tiene sus flecos este articulo aún. Sabemos que nuestro movimiento tiene concomitancias con el fascismo, pero por ejemplo nuestra bandera y según palabras de un acrata "se la hemos usurpado a los anarquistas" . En fin todos sabemos que en nuestra ideolgia no se desprecia ninguna buena idea venga de donde venga por este motivo tenemos concomitancias con casi todas las ideologias.

AÑADO que JOSE ANTONIO negó en varias ocasiones el que FE DE LAS JONS fuera un movimiento fascista y este es un dato, un hecho historico objetivo que el profesor lo obvia.

“No queremos más derechas ni izquierdas. No queremos una España partida en dos… Queremos una generación que asienta en su entraña la responsabilidad de ser españoles…”

ARRIBA ESPAÑA




En el aspecto historico tengo que decir a finales de los años setentas leí a DAVID JATO Y A VICTOR FRAGOSO DEL TORO. Este profesor viene aproximadamente en parte a confirmar lo leido. Ojalá este profesor alcance el ALTAVOZ como Pio Moa.

 
At 19 noviembre, 2007 23:00, Anonymous Un estudiante que va a sus clases said...

Todos los estudiantes de la Facultad de Historia de la Universidad de Sevilla, de cualquier tendencia historiográfica o politica, saben lo que es el Departamento de H. Contemporanea.

Todos sabemos que es un nido de carcas, en donde se practica compulsivamente la historiografia más retrograda.

El director del departamento, Macarro Vera, es un "liberal" reaccionario de tomo y lomo, pero sabe de lo que habla (con sus infames chistes machistas, con su sarcasmo "anti-progre" inanguantable sí pero sabe...); pero Parejo simplemente NO TIENE NI IDEA.

 
At 20 noviembre, 2007 11:48, Anonymous Otro alumno que también va a sus clases said...

Por las faltas de ortografía que comete este compañero aventajado, está claro que es una voz autorizada emanada de entre nosotros, para criticar cuanto le place. Yo también voy a sus clases, y en absoluto estoy de acuerdo con este sujeto. La diferencia entre él y yo, por tanto, es clara: él es un cobarde que no se atreve a mostrar públicamente cuanto piensa (si es que a eso puede llamársele pensamiento) y yo me he acercado para mostrarle mi apoyo que, por lo que me consta, no ha sido el único. Así que aventajado compañero: si no somos los futuros historiadores los que defendemos nuestro oficio, esperando -en cambio- a que alguien venga y lo haga, entonces está claro: esperemos sentados cómodamente porque nadie hará el trabajo que nos corresponde.

 
At 21 noviembre, 2008 17:19, Blogger El Hereje said...

Viñeta: LEY PARA LA AMNESIA HISTÓRICA

http://lagranhoguera.wordpress.com/2008/11/10/ley-para-la-memoria-historica/

 

Publicar un comentario

<< Home