El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

29 enero 2006

Decadencia


Con Arcadi Espada allí, subido a la tarima de las Charlas de EL MUNDO de Andalucía, uno podía entender que, quizá, la principal atrofia que sufre la autonomía andaluza es la inexistencia de una élite ilustrada, de una clase intelectual o, al menos, de una sociedad inquieta, que se asemeje siquiera a ese movimiento que allí han denominado «Ciudadanos de Cataluña». La tarima de EL MUNDO está vacía de intelectuales andaluces, porque no están o porque no existen. ¿Dónde está aquí Albert Boadella? ¿Dónde Francesc de Carreras? ¿Dónde Félix de Azúa? ¿Quién se atreve aquí a formar parte de nada, que no sean esos foros insulsos y bien pagados de la propaganda oficial? Pocos, sí, muy pocos.

Quizá la hegemonía no sea más que un perro que se busca la cola, y ya no se sabe bien si no tenemos una sociedad crítica por miedo al poder omnímodo del PSOE o si éste se ha perpetuado por la comodidad o la simple inexistencia de una sociedad crítica.

Habrá quien piense, sin embargo, que si no surge en Andalucía una movilización similar a la de «Ciudadanos de Cataluña» es porque aquí no se precisa, que la situación es otra. Ni existe un partido nacionalista alentando la independencia; ni una lengua que se imponga a otra con el ánimo de aniquilarla; ni nadie que le haga guiños al terrorismo. Es, en fin, esa cruel paradoja a la que habrán llegado algunos catalanes como estos de la Plataforma, al constatar que se sienten más libres cuando ofrecen sus conferencias fuera de Cataluña, fuera del alcance de esas ‘brigadas callejeras’ de Esquerra.

Ocurre, sin embargo, que no es la existencia de Esquerra, su ideario o la coacción fascista de sus juventudes, la que ha movilizado a los «Ciudadanos de Cataluña» sino la asfixia de otra hegemonía política, la del nacionalismo que ha permanecido intacto a pesar del cambio de gobierno. «No nos sentimos representados. Desde hace años, quizá desde el comienzo mismo de la autonomía de Cataluña en los ochenta, existe un vacío en la representación política de la sociedad catalana», dijo Francesc de Carreras en el acto de presentación de la plataforma.

¿Cuánta gente se encuentra igual en Andalucía?
La falta de representación, claro, no tiene que ver con las personas y, en ocasiones, tampoco con las ideas políticas. Esa horfandad en la representación se produce por la exasperante artificialidad de la política. Es que ayer mismo decía el CIS que sólo el 2.4 por ciento de los españoles se muestra interesado por la reforma de los Estatutos. Un dos por ciento, oiga, después de lo que ha llovido.

«Espero que todo esto suponga un resurgir del sentido común y del conocimiento de la historia, para que las ideas y el pensamiento sustituyan a las obsesiones». Ese es uno de los mensajes que, en los primeros días, recibió en su buzón la plataforma. Se trata de eso, claro. En Cataluña y en Andalucía. Bienvenido a la decadencia andaluza, Arcadi. Aunque aquí, verás, la llaman modernización.

11 Comments:

At 30 enero, 2006 09:21, Anonymous Anónimo said...

El problema es triple:

Parte de culpa es del gobierno andaluz, que es castrante, omnipresente y abrumador. Su capacidad intimidatoria es alta y su sóla presencia impide la rebeldía y hasta la simple asociación en la sociedad civil.

Otra parte de culpa es de la cobardía de la sociedad andaluza, que prefiere no enfrentarse al poder. Especial responsabilidad tienen, en este capítulo, profesiones y sectores que deberían ejercer cierto liderazgo, como periodistas, intelectuales, profesionales, empresarios, etc., pero casi todos están comprados de una manera u otra por el poder, vía subvenciones, contratos y alianzas.

Otra parte de culpa es de la envidia y de carácter andaluz, que no reconoce a los que destacan en su propia sociedad. Se pregunta Ud. dónde están los Boadella y los Arcadi Espada y por qué no están en la tribuna de El Mundo. Pues yo le digo que existen, que están delante de sus ojos, algunos de ellos hasta enlazados en su blog, pero ustedes no están dispuestos a reconocerle liderazgo, prestigio o solvencia. Destaca más El Mundo sin competencia. ¿No lo cree? Estudie el comportamiento de Paco Rossel, su director, y verá si es o no cierto.

 
At 30 enero, 2006 11:27, Blogger Javier Caraballo said...

Querido Anónimo:

Me ha interesado mucho su comentario. Como podrá imaginar, comparto buena parte de lo que dice, salvo la afirmación final en la que usted asegura que existen grandes profesionales andaluces, independientes y dispuestos a mojarse en el debate público, pero que no salen a la luz por la existencia de una especie de "mano negra" o "mano envidiosa" en EL MUNDO. Podríamos discutir sobre esto último, que yo le desmiento. Incluso podría ponerle ejemplos concretos de brillantes profesionales que ya colaboran con EL MUNDO sin que tengan ninguna relación laboral con el periódico. No existen esos demonios, pero en fin, ya le digo que no nos lleva a ninguna parte. Por eso, al menos en lo que a mí se refiere, está claro que todo se puede deber a mi desconocimiento. Por tanto, como no dudo de que, como usted dice, existen esos profesionales, le emplazo a que ponga aquí los nombres. Supongo que no le importará porque es luz, y no oscuridad, lo que se está buscando. Pero si no quiere hacerlo en el Blog, tiene a su disposición mi correo electrónico: javier.caraballo@elmundo.es

Gracias por su comentario y espero su respuesta.

 
At 30 enero, 2006 11:55, Anonymous Anónimo said...

Soy otro anónimo. Esto huele mal,a rencilla editorial, pero por favor seguid tirando de la manta y descubramos a los políticamente incorrectos de las cabeceras.

 
At 30 enero, 2006 11:55, Anonymous Anónimo said...

Soy otro anónimo. Esto huele mal,a rencilla editorial, pero por favor seguid tirando de la manta y descubramos a los políticamente incorrectos de las cabeceras.

 
At 30 enero, 2006 14:46, Anonymous caton said...

El problema de la inexistencia de una plataforma o elite intelectual como afirma el Sr. Caraballo, creo que tiene causas multiples. Algunas son casi un tópico y otras no tanto.
Por resumir podria decirse que historicamente en Andalucia no ha existido una burguesia o unas clases medias, o se era señorito o criado, y eso hace que conceptos como libertad, no entren en las mentes. "el ser social determina la conciencia".
Hay tambien un factor antropologico el individualismo del andaluz. Aqui, el baile regional es en pareja; en Cataluña es en grupo. Alguno hara un chiste de esto, pero es asi.
Con esos mimbres es cierto que el PSOE, que que no son extra terretres y que conocen bien la sociedad, han conseguido crear una red clientelar, donde se mezcla los favores a los amigos y las corruptelas grandes o pequeñas, y el que no se habiene a razones jarabe de palo.
Pero una cosa es ser consciente de que se tiene miedo; y otra muy distinta es jugar a que no se tiene miedo. ¿ De donde procede sino el discurso de " Aqui no hay oposicion, la oposicion no tiene lideres, Todos los partidos son iguales" que terminan con la conclusion que sigan los que estan, que no haya cambio.
Pero hay otro factor que ¡ por fin ! se dice publicamente: LA ENVIDIA. Aqui cuando alguien es una persona culta; ilustrada pero no tiene amiguetes, desde luego no se come un pimiento por decirlo en roman paladino.
Lo del EL MUNDO. Hombre, nadie duda de la labor que esta haciendo ese periodico, y ademas en solitario, pero ha habido un columnista que confundió al mariscal Soult con el escritor Proust, y no pasó nada....Creo que en El Mundo, como en otros medios, es más importante saber de la Semana Santa, o de toros que tener capacidad de analisis de la realidad politica, social o cultural y sobre todo tener amiguetes en la redaccion, aunque sin duda hay excepciones y el Sr. Caraballo lo es.
Al final siempre lo mismo el taco a fin de mes y los amiguetes.

 
At 30 enero, 2006 15:17, Anonymous Anónimo said...

Las elites, por definición, no toman contacto con el pueblo porque parece que no les gusta mezclarse. Otra cosa son los intelectuales y los profesionales, y negar que en Andalucía hay muchos de ellos que sí se manifiestan es negar la realidad. Otra cosa es que la mayoría de los que lo hacen compartan más cosas con el PSOE de Andalucía que con la patética oposicion andaluza. ¿Quiere decir acaso Caraballo que quien no critique al PSOE no tiene consideracion de intelectual? ¿Hay que ser de derechas para que lo consideren a uno un buen profesional, libre e independiente? No parece que sea así, ¿verdad? Entre otras cosas porque la fortaleza del PSOE se agiganta con la pobreza mental de la oposición. El PSOE es un partido con historia en Andalucía, y la gente lo sabe. Hay cosas criticables en este Gobierno socialista, pero la mayoría del pueblo andaluz sabe que no puede esperar nada mejor de la oposición, sobre todo de la derecha. Si no salen más intelectuales defendiendo a la derecha andaluza a lo mejor es porque es indefendible. Les ruego que no pierdan esa perspectiva.

Con respecto a la polémica que se ha establecido sobre EL MUNDO, nadie negará que, junto a buenos periodistas, hay mucho prepotente. Empezando por Pedro José, naturalmente, que crea escuela en sus discipulos. Pero tampoco le vamos a negar que es un buen periodico que hay que leer, se este o no se este de acuerdo con sus opiniones.

Atentamente,

Honorato.

 
At 30 enero, 2006 19:06, Anonymous Luis F. Rull said...

Que pena que no tenga tiempo para entrar en esta polémica. Me esperan varios compromisos ineludibles que no pueden aplazarse, pero prometo volver en unos días.

 
At 01 febrero, 2006 08:50, Anonymous Anónimo said...

Soy otro anónimo. Estoy totalmente de acuerdo con Caton en todo. Yo no lo podría haber dicho mejor. Por favor, quiero conocerte.

 
At 01 febrero, 2006 11:24, Anonymous Anónimo said...

Creo que hay que dejar algo muy claro: Este blog es de Javier Caraballo, anfitrión que nos brinda escribir opiniones y comentarios a partir de lo que escribe. Es decir, NO es un blog de "El Mundo".
Por supuesto que hay gente fuera de ls Redacción de "El Mundo de Andalucía" que pertenece a ese colectivo de gente que describe, y solicita, Javier, Felix Bayón es un magnífico ejemplo.
Pero el problema es, en mi opinión, mucho más serio: ¿Existe una sociedad civil andaluza que sea capaz de tener un mínimo de influencia en los políticos que ha elegido para que administren la cosa pública?. ¿Hay suficiente campo de actuación para que esta sociedad civil sea capaz de criticar las limitaciones "reales" de capacidad y mérito de los políticos?.
Por supuesto no me estoy refiriendo a esas críticas zafias de Arenas "pinta de señorito", Chaves y la "cara como el escudo del Barca" o llamarle a Felipe Alcaraz, "Alcatraz". No me estoy refiriendo a las políticas de Empleo, a las de Sanidad, Educación , Investigación, Desarrollo e Innovación, Cultura, me estoy refiriendo a saber como se gasta el dinero "público" en nuestras ciudades, a saber porque no asumen que como autoridades elegidas democráticamente tienen que hacer cumplir las leyes. Todas esas cosas que han hecho que las sociedades occidentales hayan progresado más rápidamente que el resto.

 
At 01 febrero, 2006 18:15, Anonymous caton said...

Un usuario anonimo que esta totalmente de acuerdo conmigo quiere conocerme. Bueno nos vemos en este blog, y/o me dejas un contacto, direccion electronica o similar.

 
At 22 septiembre, 2007 00:27, Anonymous Anónimo said...

Francesc de carreras no es un intelectual es un trepa que flota como un corcho mientras le conviene.Roba la propiedad intelectual ajena. Además porque no se le ve en estos tiempos en que el solitario esta preso en portugal ¿ alguien puede decir por qu??? no es el parecido entre ambos elocuente? y el cinismo de todos asqueroso!!!!

 

Publicar un comentario

<< Home