El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

04 junio 2008

Miedos


Hablábamos de la Eurocopa y me decía que un campo de fútbol es, en realidad, la proyección certera de una sociedad, un retrato fiel de su carácter, de su espíritu, y que por eso la selección española es un desastre histórico, incapaz de consolidar nada, resignada siempre a la épica. La épica, que es una conquista episódica, inesperada, que no responde a la lógica; la épica como consuelo de la mediocridad y de la injusticia; la épica, que es el placer de los débiles. Derivaciones futboleras hasta que aquel río de divagación sobre el carácter de los españoles concluyó con una mirada suya. “Joder, no sé cómo decirlo en casa, pero por primera vez en mi vida tengo miedo. Miedo a que me despidan”.

“Miedo porque yo, a mis 52 años no sé hacer otra cosa, toda mi vida he estado en este oficio, y en la construcción he ido escalando desde el primer encargo como perito hasta el despacho que tengo ahora. Si mañana me dicen que ‘hasta aquí hemos llegado’, que me busque otra cosa, yo no sé qué voy a hacer, porque toda mi vida he trabajado en lo mismo. Y ahora, con esta edad…”

“En la prensa, al hablar de la crisis, siempre se repite lo mismo, que la crisis de la construcción afecta sobre todo a los inmigrantes, pero esa es una visión muy limitada de lo que está pasando. Lo que yo estoy viendo es que se están quedando en la calle los jefes de obra, los directivos de algunas empresas. Desde el punto de vista personal, claro que es lo mismo, cada cual con su drama personal, no entremos en chorradas de racismo que no es eso; lo que quiero que entiendas es si el agua de la crisis llega a mi altura, muchos se han ahogado antes. Esa es la historia, ese es el miedo”.

“Hace unos días me llamaron de una obra porque las subcontratas se negaban a seguir por el retraso en los pagos. No era nuestra culpa, que seguimos pagando como siempre, pero es que los bancos han dejado de fiarse de todo el mundo. Ni créditos, ni pagarés, ni nada de nada. No se fían de nadie, ni de las pequeñas empresas ni de las grandes. De nadie. Y no creas que se cierran en banda porque tengan la certeza de que el año que viene también va a ser malo; no, lo peor de todo es que los analistas, al menos los nuestros, ni siquiera se atreven a hacer un pronóstico de qué va a pasar dentro de seis meses o un año. Sabemos lo que está ocurriendo ahora, que hay semanas en las que nos llegan los mismos estudios que antes entraban en un solo día, pero no tenemos ni idea de qué pasará mañana. Y ése es el miedo, no saber, de repente, qué va a pasar mañana”.

Hizo un silencio, y ya sólo esbozó una sonrisa cuando volvimos a hablar de la Eurocopa, de que otra vez toca la épica después de que Corea nos jodiera el mejor mundial, como canta Melendi. “Ya, lo que pasa es que a Zapatero le gusta más otra canción de Melendi, ésa que dice en el estribillo ‘he aparcado las papelas con los papeles del paro/ pues por ti hago lo que sea mientras no cueste trabajo’. La gente no quiere que le hablen de problemas… Y el presidente sabe bien que Manolo el del bombo es lo único incombustible en España”

Etiquetas: ,

7 Comments:

At 04 junio, 2008 13:30, Blogger Lopera in the nest said...

Javier imaginemos el siguiente escenario:

Euribor 6%.
Inflacción 6% (Real 19%)
Crecimiento del PIB 1%

Y el Banco Central Europeo subiendo el precio del dinero para frenar la inflacción.

¿Crees que algunos de los asesores del "ala oeste del Palacio de la Moncloa" será capaz de inventarse alguna frase para que al menos el 50 por ciento de los españoles le echen la culpa a Aznar o a Bush?.

Ayer oí en la radio al "baranda" de la UGT en Andalucía que toda la culpa de esto que estamos viviendo (no creo que se atreviera a llamarlo crisis, porque si no lo echan del chiringuito del que vive), la tienen las políticas neoliberales. De verdad que lo oí!, fue en Onda Cero a eso de las siete de la tarde. Y yo que creía que quien mandaba en Andalucía desde hace más de 25 años eran los "socialistas".

 
At 04 junio, 2008 14:42, Blogger ana.vazquezr said...

Yo creo que no son malos los objetivos, ni los puestos de trabajo, ni el recibir un sueldo, en sí mismo; nada de esto es malo si está sujeto a una jerarquía de objetivos, está ordenado a un bien mayor que sería hacer todo el bien que uno puede por la humanidad de verdad con la propia vida(no hablo, por supuesto, del superficial y etéreo bien global con el que pretenden manipularnos hoy en día). Creo que siempre se puede hacer mucho bien por la humanidad y creo que de esto, del amor, uno no se jubila nunca; y, por supuesto, que a nadie le van a pedir más de lo que puede, pero es que si hace lo que puede, cualquier persona no es que haga algo, es que hace muchísimo; pero para ello tiene que poner el hacer todo el bien que pueda, por encima de su propio interés; de esta manera no pierde uno, sino que gana, ya que gana como persona.

El tener un objetivo mayor en la vida, que abarque cualquier otro lícito intermedio y temporal, permite adaptarse a cualquier adversidad de la mejor forma; no digo sin esfuerzo, por supuesto.

Porque uno, además de que tiene que tener la humildad de saber que, a veces, la realidad sabe más que uno, que está lleno de intereses emocionales que le ofuscan la razón, uno tiene que saber que cualquier adversidad, aunque le resulte incómoda a uno, o bien aunque sea una injusticia, sigue siendo una oportunidad para hacer mucho bien en la vida, y en cualquier caso la realidad es, se impone tantas veces y la mejor forma de afrontarla es un enfoque generoso, y no reducido a la cuadratura de los intereses personales superficiales; y cuantas veces podría ser incluso una liberación de algo que ataba a uno porque le satisfacía ciertos intereses, de los que hay que estar muy alerta.

Yo creo que la elección de un trabajo tiene que estar enfocada como servicio a hacer todo el bien que uno puede, y hacerlo al revés es lo que ocasiona los grandes males de la humanidad; y además no funciona ni para uno mismo, ni para nadie, porque uno alimenta egos propios y ajenos, pero no hace bien ni a uno ni a otros.

Para hacer el bien hay que vivir la generosidad y con ello se termina el miedo como estorbo que influya en la voluntad, aunque pudiese persistir el miedo emocional, involuntario, o el miedo como aviso.

El hacer el bien da mucha fuerza, y uno tendría que estar dispuesto a perderlo todo por hacer el bien (y por supuesto que no hablo del riesgo indebido de la mala actuación).

 
At 04 junio, 2008 16:02, Blogger cigarrera said...

Pues los parámetros que propone 'lopera in the nest' no están demasiado lejos: hoy mismo la OCDE prevé para España un crecimiento del PIB del 1,6% para 2008 y del 1,1% para 2009, el euribor ha llegado hoy al 5,1%, y dada la situación inflacionista no parece que el Banco Central Europeo esté por la labor de contenerlo.

Lo peor de la crisis (o "desaceleración" como dice el gobierno, que técnicamente será verdad, pero no se lo cree nadie) está por llegar. Detrás del parón en la construcción inmediatamente está la bajada de ventas (y fabricación) de muchos otros bienes: ladrillos, cemento, baldosas, muebles, electrodomésticos etc. Después viene la retracción en el consumo de otro tipo de cosas: todo lo relacionado con calzado, vestido, hostelería, vehículos...por no hablar de los bancos que no se fían ni de ellos mismos.

Es cierto que la crisis es mundial, pero yo preferiría tener un gobierno más "sólido" para enfrentarse a ella, en vez de uno tan poco previsor y tan dado al gesto de cara a la galería, como lo de los 400 euros, que suena muy bien pero que al final sólo lo cobrará el que ya lo haya pagado en previamente en sus retenciones, con lo que las pensiones pequeñas, mileuristas, parados etc no lo cobrarán, justo los que más lo necesitas. Debe ser cosa del nuevo "socialismo".

 
At 04 junio, 2008 19:15, Blogger ana.vazquezr said...

No se puede descartar que la crisis actual o el hambre actual en el mundo hayan sido intencionalmente creadas. Tampoco se puede descartar que la negativa de ciertos gobernantes a su reconocimiento, por el momento, no sea más que una representación estudiada para mejor calado de la pretensión final.

El que haya una intencionalidad me parece más que probable en vista del panorama general, pero, de lo que no cabe duda, es de su utilización interesada. Con respecto al hambre, me temo, que si alguien no lo remedia, la supuesta solución o el supuestamente pretendido incremento en la producción de alimentos, va a suponer el golpe de gracia al sector agroalimentario, centralizandose ya en unas manos todo nuestro alimento, con el riesgo inherente de vernos expuestos a componentes transgénicos, pesticidas, u hormonales, o lo que el Estado decida, surgiendo medidas restrictivas cada vez mayores en cuanto a las libertades en nombre de un supuesto bien manipulado. Si caemos en la trampa, además de poner en peligro el alimento y nuestra libertad, ponemos en grave riesgo a los ciudadanos del tercer mundo con respecto a que el hambre se perpetúe como negocio, generándose sucesivamente medidas aparentes pero que lo único que hagan sea agravar el problema. Como no tenemos toda la información, tenemos que siempre creer en medidas encaminadas a tratar la causa, lo primero, con medios razonables (no lo es el irrazonable incremente de producción agrícola transgénica), y buenos en sí mismos, que beneficien en profundidad, no sólo un mero tratamiento superficial, generador de nuevos males.

 
At 04 junio, 2008 21:05, Blogger josevillano77 said...

Lo que hace falta es mas libertad joé...

 
At 05 junio, 2008 01:43, Blogger Pasión said...

Cigarrera lo ha dicho claramente.

Ni Andalucía, ni Cataluña, ni ninguna Región de España necesitan Estatutos nuevos, ni viejos.

España no precisa de diecisietes autonomías, diecisietes réplicas de la Administración Estatal, con el consiguiente gasto y sueldos, siempre demasiados abultados en recursos y personal, duplican y hasta triplifican "poderes y funciones".

¿Qué efectos y eficaces beneficios han redundado en la vida real y diaria?. A mí ninguno, al contrario, siempre PAGANDO.

 
At 05 junio, 2008 13:29, Blogger ana.vazquezr said...

La debilitación de la soberanía de los países sólo "beneficia" a la implantación de un Gobierno único Mundial.

La sustitución de entidades con solvencia, como un país, por grupitos de vecinos no beneficia a nadie, pero hace que todo el mundo sea más manipulable.

Al parecer, incluso, ahora, a Cataluña, se le avecina un grave problema de falta de médicos, por lo que se van a contratar a licenciados extranjeros sin título homologado. No sabemos si también les van a obligar a aprender el catalán para que sólo pueden intervenir en unos metros a la redonda.

 

Publicar un comentario

<< Home