El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

09 noviembre 2007

Cretinos


Nadie. Silencio de sepulcro, silencio de miedo, silencio triste. Nadie ha alzado la voz en Andalucía después de que un profesor de Historia de la Universidad de Sevilla haya denunciado la censura un libro sobre la Guerra Civil porque la Historia documentada, la realidad científica, no se ajustaba a la Historia idealizada, a la realidad inventada de la Recuperación de la Memoria Histórica. Levanta el dedo el profesor, señala la censura que se ejerce en instituciones públicas y democráticas, hoy en Andalucía, en esta democracia, y nadie se da por aludido. Nadie, nada. Ni una sola voz, en ningún departamento de Historia de ninguna Universidad de Andalucía ha salido a defender el derecho y la obligación de los historiadores de publicar sus trabajos sin que los gobernantes les impongan el sesgo convenido.

Silencio de sepulcro académico, silencio de miedo de régimen, silencio triste de libertad dañada. Han circulado fotocopias en las universidades, se han cruzado correos electrónicos y la noticia ha saltado a la web, pero la protesta se ha quedado en ese murmullo de pasillos que hace más grande el silencio. ¿Acaso la censura de un libro no merece una protesta mayor del mundo académico? ¿Acaso el rector de la Universidad de Sevilla no debe salir en defensa de sus historiadores, para decir, por lo menos, que la historia es una ciencia, que no se puede escupir sobre la inteligencia y el rigor en la propia Universidad?

No es la recuperación de la Historia lo que se busca sino la recreación de una historia que no existió; que sí, que se trata de instaurar en la política española el parque temático de la Segunda República. Y sobre medias verdades y odios arrinconados, que la progresía de salón encuentre ahí su mejor asidero ideológico. «No valen los datos históricos que no cuadren con el dogma de la Memoria Histórica. En cinco años de República, hubo más de dos mil asesinatos políticos en España. Sin embargo, lo que se quiere decir ahora es que todos los santos estaban en un bando y los asesinos, en el otro», dice José Antonio Parejo, el profesor censurado por unos y silenciado por otros.

El espectáculo de ayer en el Parlamento andaluz lo decía todo. El interés exclusivo de la mayoría de la Cámara (socialistas, andalucistas e Izquierda Unida) sobre la Memoria Histórica se refería a las estúpidas declaraciones de Vidal Quadras, en las que tachaba de «cretino» a Blas Infante. Ésa es la cuestión, entrar al trapo de la provocación y dejar de lado lo esencial del debate. Que el problema mayor no es otro que haber convertido la Memoria Histórica en un debate cretino, bobo, falso. Hay muchas formas de llamarle cretino a los que murieron entonces. A los fusilados, a los asesinados, se les insulta cuando se pervierte la Historia y ya nadie recuerda por qué murieron. Y no les dejan siquiera el orgullo de que su recuerdo sirva de escarmiento en el país por el que murieron. Cretino es este silencio.

Etiquetas: ,

7 Comments:

At 09 noviembre, 2007 07:20, Anonymous Anónimo said...

La "historiografía" sevillana que sale de la Universiad de Sevilla está lleno de propaganda franquista y neofranquista. A J.A. Parejo que usted tanto defiende, cuenta con el respaldo de tofda l ultraderecha española, grupos falangistas y grupos fascistas (mire los foros de la red). Menuda tontería pensar que el libro fue censurado por decir que falange era un prtido interclasista. ¡Vaya descubrimiento! ¿Se creen que todos somos tontos?

 
At 09 noviembre, 2007 10:59, Anonymous Anónimo said...

No es una tontería: es una realidad. ¿O es que alguien ha negado la censura? ¡Ay los nuevos sectarios del régimen...!

 
At 09 noviembre, 2007 11:55, Blogger Lopera in the nest said...

Por fin aparecieron lo de los "grupos facistas"!.
Aquí a calificar de fascista al primero que se desmadre, por Dios!.
Lo que se defiende es la capacidad y la libertad del Dr. Parejo a INVESTIGAR!. Y si el resultado de su investigación no nos gusta, se pueden hacer dos cosas: 1. Decirle fascista, que para eso estoy en posesión de la verdad, y 2. Rebatir cada uno de sus argumentos, cada una de sus citas, demostrar que se ha equivocado, si es que lo ha hecho, en el manejo de los documentos de su Tésis. La segunda opción requiere estudio, esfuerzo, trabajo y sobre todo honestidad intelectual. Ya sé, estamos en época logsiana y eso es mucho pedir. Conclusión: se elige la primera opción.

 
At 09 noviembre, 2007 11:55, Anonymous Anónimo said...

Para sectarios, El (in)Mundo, periódico donde los haya, carente de ética profesional, donde sólo prima el resentimiento y la inquina. Ahora se ha convertido en portavoz de la memoria franquista. La de siempre, vamos.

 
At 09 noviembre, 2007 13:17, Blogger canalsu said...

Estoy de acuerdo con Lopera_in_the_nest, se trata de un trabajo de investigación histórica, no de un traje a medida. Para eso que contraten a M.Antonia Iglesias.

Terminaremos por voltear a Voltaire: no estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con la vida de uno del PP tu derecho a expresarlo.

 
At 10 noviembre, 2007 19:28, Anonymous Antonio said...

Estimado Sr Caraballo:
Enhorabuena por la magnifica columna. Al señor Parejo le ha pasado lo mismo que le ocurrió hace tiempo a Galileo. La Inquisición que no cesa, D. Javier.
Saludos y de nuevo mis felicitaciones

 
At 14 noviembre, 2007 13:59, Anonymous Sapere Aude said...

Como parece que la militancia de la Memoria Histórica se está movilizando, copio lo que he escrito en el blog de Paco Robles.

Lo de este país ya no asombra, sino indigna: tufillo facistoide, fascista, reaccionario, el autor puede que no se haya documentado correctamente, ¿por qué no se lo publica la Universidad?, argumentos propios del curandero que quiere ser admitido como médico. ¿Alguien se ha parado a reflexionar un instante? ¿Alquien ha leído algo de Parejo? Aquí, cuando algo no concuerda que el reducido universo mental de los españoles, el instinto primario toma las riendas: todos al monte, todos de cacería, caiga la especie que caiga. Ya lo avisó Tocqueville en su momento, lo recuerda cada dos por tres Savater: ¡ay de aquéllos que abandonen el calor del establo! Yo les recomendaría que esperasen a que saliera el libro, que luego lo leyeran no con objeto de reafirmar la fe de cada uno, que luego sigan leyendo con voracidad, porque los comentarios montaraces lo único que revelan es una ignorancia congénita, y luego que digan y opinen lo que quieran. Hasta entonces, me parece un escándalo tanta calumnia, un insulto a la inteligencia tanto comentario despectivo. Por cierto, a ese señor anónimo superinformado: entre en el catálogo del servicio de publicaciones de la Universidad de Sevilla y busque en la sección de premios del Ateneo. Verá cómo Parejo tiene publicado un libro, cómo éste va por la segunda edición, cómo es el único de la colección que ha conseguido una segunda edición. Es más, llame y se enterará cómo en estos momentos se está preparando la edición de lo que fue en su día su tesis doctoral (yo he llamado antes de ladrar y me informado). Y si después de tanto esfuerzo, le queda ganas, repase las revistas científicas de primera fila y vea que dice al respecto la comunidad científica al respecto de los trabajos de Parejo (también lo he hecho). ¡Ah, ya se me había olvidado! En este país es la plebe inculta la que da el beneplácito de la cientificidad...

 

Publicar un comentario

<< Home