El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

06 junio 2007

Soplidos



La exasperación de la política llega cuando al mirar atrás observamos la desolación de un tiempo gastado en debates inútiles y engañifas. Esa mirada yerma es la que convierte la política en un desierto, pisadas que se borran porque se hunden en la arena quemada, tierra estéril. Este proceso de paz se ha edificado sobre vacíos y silencios; palabras que no significaban nada y silencios que ocultaban la realidad. Palabras vacías y silencios aciagos

Pensemos en aquellos días de marzo del año pasado cuando ETA anunció su “alto el fuego permanente”. ¿Cuántos días hablando del significado de la palabra permanente, de la importancia de que los terroristas la hubieran incluido en su comunicado, de la diferencia con respecto a procesos anteriores? Como en tantas otras ocasiones, con el paso del tiempo supimos que no se trataba de un debate casual, sino que fue el propio Gobierno el que, en sus negociaciones previas con la banda terrorista, había exigido la introducción de la palabra “permanente”. Se habló de la palabra, que nada significaba, pero se silenció la realidad. Porque nada había de permanente en ese proceso salvo la extorsión, que jamás se ha detenido, ni los atentados, ni el terrorismo callejero. Se verificó la palabra “permanente” pese a su falsedad. Así fue como el Gobierno decidió que el proceso de paz era “irreversible”. Para retener el discurso, la inopia de la nada.

Hoy que ETA anuncia que volverá a matar, la responsabilidad del presidente del Gobierno no es que el proceso de paz haya fracasado, ni que ETA haya vuelto a engañar al Estado de Derecho. No es culpa del Gobierno que ETA no haya dejado de reptar por el suelo podrido del racismo vasco. La responsabilidad de Zapatero es haber ocultado y disimulado la realidad para mantener su discurso de paz. Es haber humillado a las víctimas de ETA en Sevilla cuando les recortó decibelios a sus gritos de “Dignidad y Justicia”. Su culpa es haber despreciado y marginado a quienes desde el propio PSOE le han advertido del error.

Pero Zapatero sigue igual. Su discurso de ayer es el mismo que el de hace un año, en junio de 2006, cuando anunció que el Gobierno iba a negociar. “El pueblo español desea la paz”, “La violencia produce dolor”… Y mientras tanto, por la policía francesa nos enteramos que, en el año transcurrido, ETA ha reconstituido su estructura asesina, ha adiestrado a treinta terroristas dispuestos a atentar en España y ha restablecido su entramado financiero en los ayuntamientos. “Estaban asfixiados y ahora tienen oxígeno para años”, dice un responsable de la policía francesa. La frase está sacada de El País. O sea.

Palabras vacías y silencios ominosos. Ahora que vuelva Zapatero a hablarnos de paz. Que ya lo dijo el poeta: “De tanto y tanto soplar,/ su flauta no suena/ ni por casualidad.” (Antonio Machado)


Otrosí:


Siempre es sorprendente la capacidad de enredo. Si alguien se pregunta estos días cuál es el Plan B del presidente del Gobierno una vez que ha fracasado el proceso de paz, puede tener claro ya que lo que viene ahora es un nuevo episodio de confrontación con el Partido Popular. Además de las declaraciones de dirigentes como Manuel Chaves o José Blanco, atiendan a la jugada diseñada: En previsión, se supone, de que hubiese críticas a Zapatero por su discurso, lo que hizo el presidente es calcar la frase estrella de su intervención del discurso del pronunciado por José María Aznar. Desde ayer mismo, el Gobierno ha comenzado a difundirlo entre sus afines. Lo oiremos a partir de ahora hasta la saciedad. Es exactamente igual que cuando se intentó justificar la polémica sobre De Juana Chaos con lo ocurrido durante el anterior proceso de paz. Si alguien piensa, porque lo ve, lo palpa, que los gobiernos anteriores han sido más duros con ETA que el Gobierno de Zapatero se equivoca. Todos locos, en fin.

Etiquetas: , ,

10 Comments:

At 06 junio, 2007 09:01, Blogger Fernando Solera said...

Yo lamento profundamente haber votado a semejante sujeto. Se suele decir que tiene más peligro un tonto que un malo, pero yo creo que éste es ambas cosas. Me parece un resentido, cuyos actos están movidos por el deseo de vengar a su abuelo. Y para colmo va a agotar la legislatura...

Un saludo cordial. Te seguiré leyendo.

 
At 06 junio, 2007 11:18, Blogger gutiforever said...

El patético personaje que tenemos como presidente ha perdido toda la credibilidad en sus promesas. Son siempre las mismas y ambiguas frases que no contienen sustancia alguna pero si mucha palabra grandilocuente. Después de haber retrocedido años en materia antiterrorista dice ahora que "combatirá a ETA". Le falta humildad para reconocer su fracaso y lo que es peor le falta valentía para afrontar los problemas. Ya vemos como esconde la cabeza bajo tierra en Doñana. El avestruz que así huye de la realidad es presa fácil del enemigo terrorista.

 
At 06 junio, 2007 11:42, Blogger Ignacio said...

Aznar no dijo jamás que iba a procurar crear un marco de convivencia en el que se pudieran defender todas las opciones. porque Aznar, a diferencia de este imbécil, sabía que ese marco existe desde 1975.

 
At 06 junio, 2007 15:47, Anonymous Pontes said...

Sí, sí, Caraballo... pero tu bien que pusiste a parir un discurso que era calcao del de Aznar.

 
At 06 junio, 2007 15:49, Anonymous Pontes said...

Pués 'semajante sujeto' hizo mucho menos que Aznar... Pues semajante 'imbecil' no acercó a un centenar de presos a Euskadi, ni excarceló presos de ETA... Si criticáis, hacedlo con todos... ¡hipócritas!

 
At 06 junio, 2007 18:19, Anonymous Panduro said...

«No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor»
Churchill

«...y vaselina»
Zapatero

 
At 06 junio, 2007 18:50, Anonymous Panduro said...

«Crean en mí. Tengo información que no puedo suministrar»

No, hijo mío. Somos laicos y no hacemos actos de fe. Otorgamos poderes y pedimos cuentas. Que pase el siguiente.

 
At 06 junio, 2007 19:06, Anonymous ay_perfidia said...

-'Cuidado, va un loco en dirección contraria por la autopista Tal?. -'¿Un loco? Van un montón. No hago más que cruzármelos'.

Me daba a veces la impresión -tengo muchos amigos socialistas- de que yo iba en sentido contrario. Que me equivocaba y todos los demás estaban en lo cierto.

Tenían una explicación -¿un adoctrinamiento?- para cada error, para cada retroceso. Lo de la T4 fue un accidente indeseado. La extorsión era la única forma de financiarse un Movimiento de Liberación, Aznar dixit, que prefería pedir 'cortésmente' antes que entrar en bancos con pistolas o recortadas.

Todavía hoy mantienen posturas de comprensión para este gobierno, presidido por un mediocre-mediocre. Pero la mediocridad está tan extendida que a nadie le sorprende.

 
At 06 junio, 2007 19:15, Anonymous Panduro said...

¿Con tanta información como tenía y no sabía lo del delirio totalitario?

Otrosí:

No se va a negociar con pantalones marrones, da imagen de poca confianza.

 
At 08 junio, 2007 21:38, Blogger Salvador said...

Desconozco que opinión ofreció el Sr. Caraballo tras la ruptura de la tregua aterior. Estas me parecen acertadas en su mayoría, no en su totalidad. Lo acontecido desde Marzo de 2006 hasta nuestros días es criticable, faltaría mas, somos así, el caballo que pierde se sacrifica. Soy de la opinión de aquellos que apuestan por dejar hacer, esperar aconteciminetos y tomar decisiones en frío. El juego democrático da para eso. Lo que nunca se me ha pasado por la cabeza es poner chinitas (o adoquines) por el camino, adobar la ideología del terrorista demostrando falta de unión entre demócratas y usar las victimas de un modo o de otro. Mi opinión personal sobre este y otros temas la tienen ustedes en http://salvador-el-alcala.blogspot.com

Gracias Javier por COMPARTIR ideas.

 

Publicar un comentario

<< Home