El Blog de Javier Caraballo

Javier Caraballo es periodista de EL MUNDO. Es redactor Jefe de Andalucía y autor, de lunes a viernes, de una columna de opinión, el Matacán, sobre la actualidad política y social. También participa en las tertulias nacionales de Onda Cero, "Herrera en la Onda" y "La Brújula".

15 noviembre 2010

Mar de fondo



Dicen que ha marcado un «hito histórico», que habrá «un antes y un después» de la manifestación multitudinaria de este sábado de los funcionarios, pero ninguna manifestación de fin de semana logra noquear a un gobierno, ni siquiera consigue la dimisión de un gobernante, un ministro o un consejero. Dicen que no aceptan más salidas que la derogación del decreto de reordenación del sector público, pero ninguna manifestación aislada logra parar una reforma así, mucho menos una reforma aprobada con la imposición de un decreto ley. No, la manifestación del fin de semana no va a cambiar el ‘decretazo’ ni va hacer tambalear al Gobierno andaluz, pero sí que supone un hito histórico en la historia de la autonomía andaluza. Sí, todo esto es nuevo. Es así, pero por otros motivos.

Lo que le otorga un carácter excepcional a la manifestación de los funcionarios de la Junta de Andalucía es la singularidad de una protesta así en la que los manifestantes no piden subidas salariales, ni puestos de trabajo, ni mejores laborales. Es tan inaudito que veinte o treinta mil personas se manifiesten por principios, que tiren panfletos que hablan de mérito y de capacidad; es tan inusual todo esto, que gente con un trabajo y un sueldo garantizado de por vida se eche a la calle para pedir la ‘regeneración’ y la ‘dignidad’ de la Función Pública, que la relevancia mayor de la manifestación es el mar de fondo de representa contra un régimen anquilosado, contra una hegemonía política. «Los servicios públicos son patrimonio de los pobres», decía ayer una de las pancartas. ¿Se dan cuenta? Como está sucediendo en los institutos y en las escuelas, con la rebelión creciente de los profesores contra el deterioro progresivo de la educación, la protesta de los empleados públicos es extraordinaria por todo aquello que no vemos, que no aparece, pero que se intuye.

No, no va a cambiar el ‘decretazo’ de Griñán porque en esta batalla, el PSOE no juega con intereses ajenos sino con su propio interés. Los afectados por el ‘decretazo’, esas 22.000 personas que quieren blindar su enchufe en la Administración andaluza, forman parte del PSOE, de su potente estructura social en Andalucía. «La ciudadanía no lo sabe, pero sólo uno de cada tres trabajadores de la Junta de Andalucía y de su ingente administración paralela es funcionario», decían ayer en la manifestación. ¿Alguien puede esperar que el PSOE desmonte esa trama? No, claro. Es el núcleo mismo del poder del PSOE en Andalucía el que se ve afectado por ese decreto de reordenación del sector público, por eso en esta reforma el Gobierno andaluz se ha saltado todos los controles parlamentarios y profesionales. Como reza el texto de aprobación del decreto ley, se trata de una cuestión «de extraordinaria y urgente necesidad».

Este viernes, en la víspera de la manifestación, el presidente Griñán contaba ufano que se iba a pasar el fin de semana a la Alpujarra granadina con sus colegas de siempre, Chaves entre ellos. La imagen de esa caravana de coches oficiales camino de la sierra mientras estallaba en Sevilla una tormenta de pitos y gritos es la expresión exacta de esta hegemonía política, democrática, que ha adoptado desde hace mucho la pose de un régimen. Lo que ha comenzado a cambiar en Andalucía es la constatación de que ese régimen, esa hegemonía, ha comenzado a desmoronarse en la calle, con la meticulosidad de un dibujo de fichas de dominó, una a una.

Etiquetas: ,

1 Comments:

At 22 noviembre, 2010 13:34, Blogger Empleados said...

Muy bien dicho, si señor, Don Javier. O Escrito. Y muchas gracias a usted y a otros que como usted, el señor Machuca, Don Félix, el señor Robles, Don Francisco etcétera, cuentan lo que hay llamándolo por su nombre.
Saludos en lucha

 

Publicar un comentario

<< Home